Inicio  |   Área de usuarios  |   Publicidad |  Contactar
PORTADA        MARCAS        RELOJES        NOTICIAS ACTUALIDAD        FOROS        CLASIFICADOS
COMPARTIR

CARTIER

Prestigio y glamour con acento francés

CARTIER
Seguramente, para muchos el nombre de Cartier evoca un mundo de riqueza, de princesas y emperatrices, de actrices y alta joyería. Y es que, desde hace más de un siglo y medio, lucir una de sus piezas –ya sea un reloj o una joya- es un signo de distinción y clase en todo el mundo. Lo que menos gente sabe es que esta firma, nacida en París en 1847, también es la principal responsable de que el reloj de pulsera se popularizara entre los hombres a principios del siglo XX, y una de las que más ha influido en la evolución estética de los guarda tiempos.

Todo empezó cuando Louis-François Cartier (1819-1904) se hizo cargo del taller de joyería de su maestro Adolphe Picard, situado en el número 29 de la Rue Montorgueil de París. Sus obras no tardaron en llamar la atención de la nobleza y las clases acomodadas de la ciudad, y en 1856 la princesa Mathilde, sobrina de Napoleón I, adquiría sus primeras piezas elaboradas por Cartier, al igual que haría tres años más tarde la emperatriz Eugenia, coincidiendo con el traslado del taller en el Boulevard des Italiens.
 
 
En 1874 Alfred Cartier tomó las riendas del negocio. Él fue el responsable de expandir la firma, y fue también quien empezó a tomarse en serio el tema de la relojería, que para su padre era secundario. Precisamente, en 1888 encontramos la primera referencia de modelos de pulsera elaborados por Cartier. Concretamente, se trata de relojes-joya para mujer, pues los hombres utilizaban estrictamente guarda tiempos de bolsillo: así pues, los primeros modelos de pulsera eran estrictamente femeninos, y estaban más cerca de una pulsera decorativa que de lo que hoy entendemos como un reloj.

El prestigio del taller no paraba de crecer, y en 1899 Cartier se instaló en la Rue de la Paix, que a lo largo del siglo XIX se había convertido en el verdadero centro del lujo y la elegancia en París, junto a la Place Vêndome. Es muy probable que Alfred Cartier (tomara esta decisión por la insistencia del joven Louis Cartier (1875-1942), que sólo un año antes se había asociado con su padre. El hermano de Louis, Pierre (1878-1964), también se incorporó al negocio familiar abriendo una boutique de Cartier en Londres, con motivo de la coronación del rey Eduardo VII, en 1902. El monarca nombraría a la marca, dos años después, proveedora oficial, al igual que hizo en España el rey Alfonso XIII.

Primer reloj de pulsera
Sin embargo, el hecho más importante en la historia de Cartier –y uno de los más significativos de la relojería moderna- fue la creación del mítico reloj Santos, el primer modelo masculino ideado para ser llevado en la muñeca con correa de cuero. La génesis de esta pieza se encuentra en la amistad de Louis Cartier con el brasileño Alberto Santos Dumont, uno de los pioneros de la aviación, famoso entre otras cosas por ser el creador del primer avión capaz de despegar, volar y aterrizar por sus propios medios. Hablando con Santos sobre uno de los muchos récords de velocidad obtenidos por éste, Louis Cartier se sorprendió de que el piloto no supiera que había logrado su hazaña hasta que se lo comunicó el jurado. Santos replicó que le era imposible consultar su reloj de bolsillo, ya que debía mantener las manos en los mandos de su dirigible en todo momento.
 
Alberto Santos Dumont, famoso aviador a quien Louis Cartier dedicó su reloj Santos.
 

Inmediatamente, Cartier se puso manos a la obra para conseguir un reloj que permitiera a su amigo cronometrar sus vuelos. El fruto de este trabajo, que con su nombre honra la memoria del piloto brasileño, no sólo le resulto útil a éste en sus futuros retos; se convirtió en la pieza preferida de la alta sociedad parisina cuando empezó a ser comercializado en 1911, hasta el punto de revolucionar el concepto que se tenía de cómo debía ser un reloj masculino. La caja cuadrada y los estilizados numerales romanos subrayados por un chemin de fer se convirtieron en un icono que expresa los valores estéticos de la marca. Cartier lo recuperó en 1978, y aún hoy el Santos es uno de los relojes más apreciados por los amantes de la Alta Relojería en cualquiera de sus múltiples versiones.
 
 
Reloj Cartier Santos París, 1916.
 
Si el Santos dejaba entrever las primeras influencias del Art Déco, éstas se harían mucho más explícitas un par de años más tarde, no sólo en las colecciones de joyas, sino en el segundo gran reloj de pulsera elaborado por Cartier, estéticamente revolucionario y característico por su forma de barril. Se trata del elegante modelo Tonneau (precisamente, “tonel” en francés), que introducía esta peculiar figura en el mundo de la relojería e inauguraba el tradicional estilo de Cartier, caracterizado por los numerales romanos y el peculiar cabuchón de zafiro en la corona.

La creatividad y el carácter pionero de la firma parisina encontraron rápidamente la complicidad de la realeza europea y asiática, y Cartier se convirtió en proveedor oficial del Imperio Ruso o del reino de Siam. Además, la marca también empezó su expansión en Estados Unidos con la abertura de una sucursal en Nueva York, en 1909.
 
 
Boutique Cartier en Londres, inaugurada en 1909.
 

1912 vio el nacimiento de otra de las piezas clásicas de Cartier, el reloj Bagnoire (aunque no recibió este nombre hasta 1973), característico por su diseño oval y que ha sido objeto de múltiples versiones a lo largo de la historia. Este mismo año, la marca empezó a engastar diamantes de talla baguette en algunas de sus piezas femeninas. El corazón joyero de Cartier se deja ver claramente en creaciones como el primer reloj-brazalete de señora, de 1914, adornado con un “motivo de pantera” en ónice y diamantes engastados.


Se trata, sin duda, del periodo más creativo de la firma parisina, que tuvo continuidad en 1919 con el lanzamiento de otro de sus modelos iconográficos, el reloj Tank (aunque sus primeros esbozos datan de 1917). Inspirado por la sección horizontal de un tanque militar Renault, el modelo Tank juega con el contraste entre la forma cuadrada de la esfera y el rectángulo que forma la caja con las asas, situadas en los ángulos anteriores y superiores. Las formas cuadradas del reloj rompían totalmente con la moda barroquizante en boga en aquel momento, y era una premonición del retorno de las líneas puras y la elegancia estilística, y se ha convertido a lo largo de las décadas en el modelo preferido de muchas celebridades, desde Catherine Deneuve a la princesa Diana de Gales.
 
 
Modelo Tank de 1922.
 
Paralelamente a los relojes de pulsera, Cartier seguía fabricando otras tipologías de relojes. Si en 1912 había sorprendido con su péndulo misterioso Modelo A, 11 años más tarde lanzaba el primer péndulo misterioso de pórtico, que estaba coronado por una estatuilla llamada Billiken.
 
Las nuevas formas experimentadas por la marca francesa iban acompañadas de nuevos retos técnicos, y a principios de la década de los veinte la marca creó, junto a Edward Jaeger (quien a su vez participaría en el nacimiento de la firma ginebrina Jaeger-LeCoultre), una empresa llamada European Watch & Clock, encargada de proporcionar movimientos en exclusiva para Cartier (a pesar de que la firma continuó usando también calibres de las principales manufacturas suizas). 

La producción joyera seguía siendo una actividad central para la firma, cuyas creaciones artísticas contaban con un gran prestigio en el ámbito de los productos de lujo. Esta vertiente de Cartier se refleja en la creación de relojes como el Baguette, de 1926, totalmente engastado de diamantes.
Reloj Misterioso Pórtico de Cartier, 1923. Fue el primero de una serie de seis relojes diferentes inspirados en templos sintoístas, elaborados entre 1923 y 1925.
 
Durante el periodo de entreguerras, Cartier continuó expandiéndose con la apertura de nuevos puntos de venta exclusivos en centros tan ligados al glamour y al lujo como Cannes (1935) o Montecarlo (1938), a la vez que creaba nuevas delegaciones en ciudades como Ginebra, Hong Kong o Munich. En el ámbito creativo, la marca seguía buscando nuevas formas de expresión estética, como el peculiar Tank Asymétrique, de 1936, dotada de una caja en forma de paralelogramo con la esfera desplazada 45 grados.

La muerte de Louis Cartier en 1942 y la pérdida de su inagotable genio creativo fue un duro golpe para la firma, que, sin embargo, un año más tarde lanzó su primer reloj resistente al agua, con corona enroscada. El Pasha era un modelo grande y robusto, elaborado en oro. Como tantos relojes de origen militar contaba con una rejilla metálica que protegía el cristal de los golpes. En 1945 se hizo cargo de la empresa el hermano de Louis, Pierre Cartier, mientras que Jean-Jacques Cartier, hijo de Jacques, asumió la dirección de Cartier Londres.

 
 
Boutique de Cartier en la Rue de la Paix, París.
 
Este periodo no fue seguramente el más rico para la marca en cuanto a creaciones relojeras (aunque la colecciones joyeras de la marca seguían siendo sinónimo de prestigio y exclusividad, y un objeto del deseo para las celebridades del mundo del espectáculo y de la aristocracia europea). Además, después de la muerte de Pierre Cartier en 1964, su hija Marionne Claudelle, que estaba a cargo de Cartier París; Claude (hijo de Louis), que había tomado las riendas de la filial ubicada en Nueva York y Jean-Jacques (hijo de Jacques), responsable de la londinense, decidieron vender sus negocios.
El reloj más significativo de esta década, salido de Cartier Londres, fue sin duda el daliniano Crashwatch, caracterizado por su deforme figura, como si se hubiera derretido bajo el sol.

En 1972, un grupo de inversión liderado por Joseph Kanoui compró Cartier París y se propuso relanzar la firma. El Presidente de la compañía, Robert Hocq, creó el concepto “Les Must de Cartier” (“must have” es un término inglés referido a aquellos productos imprescindibles) en colaboración con el nuevo Director General de la marca, Alain Dominique Perrin. Bajo esta denominación lanzaron nuevos productos representativos de los principios estéticos y de los estándares de calidad de Cartier, como la nueva i renovada versión del clásico Santos, dotado para la ocasión de un armis de oro y acero.
 
En los años sucesivos, los nuevos responsables de Cartier recompraron las filiales de Londres (1974) y Nueva York (1976), un movimiento imprescindible para poder unificarlas juridicamente a todas bajo la denominación Cartier Monde, cosa que sucedió finalmente en 1979. Robert Hocq tenía que ser el CEO de la compañía resultante, pero un accidente mortal hizo que este cargo recayera en Joseph Kanoui.

La década de los años 80 se caracteriza por una mayor diversificación de producto (con el lanzamiento de nuevos perfumes, gafas de -sol dentro de la colección Must- y otros productos de lujo) y, sobre todo, por dos grandes piezas relojeras de corte clásico, como son el Panthère y el Tank Américaine. Si el primero, de 1983, era una revisión del clásico Santos, dotada de una armis articulado de oro amarillo o de acero, el segundo fue el Tank Américaine, de 1989, inspirado en el Tank cintrée, y cuya tradicional caja curvada era, por primera vez, resistente al agua. Este mismo año, la firma celebraba su primera gran exposición retrospectiva en parís, en el museo del Petit Palais.

 
Reloj-joya Pantera
 
 
Durante este periodo, la actividad de Perrin al frente de la compañía fue más allá del ámbito estrictamente comercial. En 1984, fundó la Foundation Cartier pour l’Art Contemporain, y dos años más tarde fue designado por el Ministro de Cultura Francés para liderar la Mission sur le mecenat d’enterprise, relacionada con el patrocinio de artistas. En el campo de la relojería, Perrin fundó en 1991 el Comite Internacional de la Haute Horlogerie (CIHH) para organizar el primer salón internacional de la Alta Relojería, que tuvo lugar en Ginebra en abril de ese mismo año.

En 1994, la Foundation Cartier pour l’Art Contemporain se instalaba en un espectacular edificio diseñado por Jean Nouvel, situado en el boulevard Raspaill, en la “rive gauche” de París. Es el preludio perfecto a la celebración del 150º aniversario de la marca parisina, en 1997, en motivo del cual la firma elaboro excepcionales conjuntos de alta joyería, entre los cuales, un collar compuesto por una serpiente engastada con diamantes y adornada con dos esmeraldas talla pera.
 
 
 
Los últimos años, la firma ha continuando lanzando colecciones relojeras que, a menudo, recuperan las viejas formas y los elementos de diseño que durante un siglo y medio han configurado la inconfundible imagen de Cartier (caso de relojes como el Tank Divan, de 2002). Pero también el espíritu estéticamente innovador que siempre ha caracterizado a la marca puede verse en diseños como el La Doña (2006), una pieza femenina, con su armis en forma de trenza; o el elegante Ballon Bleu, lanzado un año después, que recurre a una forma prácticamente redonda –ligeramente ovalada, en realidad-, rematada con un protector de corona en forma de arco.

Piezas como éstas, junto a las lujosas y espectaculares colecciones joyeras, hacen que Cartier siga siendo hoy una marca de referencia dentro de la industria del lujo, eternamente ligada a altezas, artistas y celebridades. O, tal como la definió el Príncipe de Gales en una ocasión, "Joaillier des Rois, Roi des Joailliers".
 
 
Imagen actual de la Manufactura Cartier.





Comentarios de los clientes (1) - Añadir nuevo comentario al artículo
 Cartier
 Nuevos modelos y formas de pulidos
Cartier | 25/03/2014 14:40:18   


Añadir nuevo comentario al artículo
   Nick :
   E-mail :
No será visto por los demás usuarios
   Título* :
   Comentario* :
  Notificarme por e-mail los nuevos comentarios del artículo.
   Imagen de seguridad* : Introduzca el texto de la imagen :


 
Solicitud de información

Por favor, introduzca sus datos personales y la consulta que desea realizar. Esta información será recibida a través de e-mail, para que pueda ser atendida adecuadamente.

Marcas Relojeras
INICIO        MARCAS        RELOJES        NOTICIAS ACTUALIDAD        FOROS        CLASIFICADOS
InfoReloj © evalls
Publicidad en el portal
Comercio electrónico - Ylos.com

Política de cookies

Una cookie es un fichero que se descarga en el ordenador o dispositivo del usuario al acceder a determinadas páginas web para almacenar y recuperar información sobre la navegación que se efectúa desde dicho equipo. A continuación le ofrecemos más información sobre las cookies que podemos utilizar en este sitio web:

   • Cookie de carácter técnico: destinada únicamente a permitir al usuario navegar por la página web.
   • Cookie estrictamente necesaria para la prestación de un servicio solicitado por el usuario: por ejemplo, aquella que es necesaria instalar para efectuar un pago, iniciar sesión o acceder a una zona privada de la web.
   • Cookies analíticas: para el seguimiento y análisis estadístico del comportamiento del conjunto de los usuarios.
   • Cookies de marketing y publicidad: permiten anuncios y banners personalizados, también la recopilación de estadísticas sobre los mismos.
   • Cookies de redes sociales y otros plugins: permiten compartir contenido del sitio a través de sitios web de redes sociales de terceros.

El usuario podrá elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web o desactivarlas mediante la configuración de su navegador.
Más información

× Cancelar