Inicio  |   Área de usuarios  |   Publicidad |  Contactar
PORTADA        MARCAS        RELOJES        NOTICIAS ACTUALIDAD        CLASIFICADOS

Carl F. Bucherer - Calibre CFB A1000

El CFB A1000 es un calibre del siglo XXI

Carl F. Bucherer - Calibre CFB A1000
Decisiones que fomentan la creatividad
 
Nadie pone en duda que Nicolas G. Hayek ha marcado un antes y un después en la historia relojera moderna. Su visión emprendedora sacó a la industria relojera de un más que posible abismo tras la denominada revolución del cuarzo, en la que el mercado japonés irrumpió con una fuerza descomunal en el sector. Quien iba a decir que su apuesta por relojes de plástico, prácticamente de usar y tirar -los Swatch- fueran capaces de mantener a sus hermanos con alma mecánica. Toda una paradoja: el desarrollo del plástico ayudó a la supervivencia del metal. Otra de sus últimas decisiones seguramente también va camino de convertirse en otra paradoja y seguramente las encarnizadas críticas iniciales deriven en alabanzas finales. Nos referimos a la decisión de no suministrar los calibres fabricados por el Grupo Swatch, ETA’sa a empresas que no fueran del propio grupo. Estos calibres se encontraban en la mayor parte de firmas relojeras, incluso en aquellas que disponían de movimientos propios. Esta decisión llegó a considerarse en sus inicios como un ataque a la industria relojera que llevaría consigo la desaparición no sólo de marcas relojeras sino también de una parte del tejido industrial suizo. A primera instancia parecía que con ello la hegemonía del Grupo Swatch sería indiscutible e inalcanzable. Sin embargo el mundo nunca deja de girar por mucho que alguien lo pretenda y esta medida, lejos de suponer un duro revés al panorama relojero suizo ha conseguido relanzar el desarrollo de nuevos calibres. Si hace unos años pocas marcas podían enorgullecerse de disponer de calibres propios manufacturados, hoy en día hay un buen número de firmas relojeras que han desarrollado sus propios movimientos. Una de ellas es Carl F. Bucherer y su calibre CFB A1000.
 

 

 
El CFB A1000
 
La idea empezó a gestarse en 2005 y vio la luz en 2008. Los relojeros se Carl F. Bucherer se pusieron manos a la obra bajo las siguientes premisas. En primer lugar se debían utilizar tecnologías existentes y de probada calidad, como es el caso de un sistema de ajuste de la marcha del reloj clásico, escape de áncora suizo, un tren de rodaje rubíes como cojinetes. Sin embargo el diseño debía ofrecer una visión despejada de los puentes y del resto de componentes del movimiento. En segundo lugar su concepción debía facilitar la inclusión de nuevos elementos y complicaciones al calibre base. En tercer lugar la fiabilidad del conjunto debía ser un objetivo en sí mismo. Y por último, aunque no menos importante, que la producción del movimiento base pudiera ser semi-industrial.
 
El CFB A1000 cumple perfectamente los objetivos marcados y si bien las tecnologías utilizadas en su concepción relojera no son novedosas en sí, sí lo es la forma en que se han adaptado, lo que se convierten en soluciones originales no vistas hasta la fecha.
 
 
Un rotor periférico
 
La seña de identidad del CFB A1000 es sin duda su rotor periférico. Una solución que no es nueva pero sí que lo es la forma en que la han tratado los relojeros de Ste- Croix. Históricamente ha habido cuatro tipo de disposiciones del rotor en un calibre. Podía colocarse en el centro, lo que llevaba a que éste se moviera por toda la superficie del calibre. Es un diseño que ha demostrado probada fiabilidad y eficacia, ya que es el más adoptado en los calibres automáticos. Sin embargo conlleva dos limitaciones. Una de tipo estético ya que el rotor limita la visión del movimiento y otra de tipo técnica ya que impide añadir módulos adicionales al calibre base, al menos por esa cara. Otra opción, similar a la anterior, es ubicar el eje de giro algo descentrado. Aunque mejora la visión del movimiento, ya que hay una parte que no queda oculta por el giro del rotor, mantiene las dos limitaciones comentadas anteriormente. La siguiente opción considerada era el microrotor. La ubicación de un rotor con una circunferencia de giro de tamaño sensiblemente inferior al diámetro del calibre e integrado en el mismo, solventa la limitación de la visión, pero su ubicación obliga a un rediseño del resto de los sistemas que en ocasiones precisan de componentes más pequeños. Además tiene el reto añadido de que el rotor debe de tener una mayor densidad lo que puede desembocar en un mayor desgaste y más sensible a los golpes. La cuarta y última opción es un rotor que gira por el borde del movimiento. Esta solución en la menos usual de todas y exige un diseño más elaborado. No obstante se aglutina la ventaja técnica del rotor central y la mejor visual del microrotor, eliminando de este modo las limitaciones que hemos comentado.
 
Pero puede decirse que los relojeros de Carl F. Bucherer han reinventado el rotor periférico, ya que lo han dotado de un sistema de absorción dinámica de golpes. El rotor se desliza por tres cilindros montados en vertical sobre la pletina base. Estos cilindros tienen un revestimiento de “diamon-like carbon” (DLC en sus siglas en inglés). Un revestimiento extremadamente duro, como el diamante, y resistente. A su vez estos rodillos están situados sobre cojinetes de bolas. El conjunto se coloca sobre barras oscilantes, posicionadas con precisión mediante muelles como si de un cuello de cisne se tratara. Es como si el rotor estuviera sujeto por tres amortiguadores que permiten el movimiento lateral del mismo ante los golpes. A este sistema de amortiguación se añade a que el eje de la rueda de transmisión, en contacto con el rotor y la que se encargará de iniciar el engrane hasta el barrilete, también está dotado de un sistema de amortiguación de golpes. Se trata del habitual Incabloc utilizado habitualmente para el eje del volante. Los laterales de los puentes se encargan de limitar los movimientos radiales del rotor, mientras que tres tornillos de diseño especial se encargan de limitar los movimientos axiales y evitan de esta forma que el rotor golpee con el fondo de la caja.
 

 

 

 

Un sistema de regulación original
 
El corazón de todo reloj mecánico es su órgano regulador: el áncora, el conjunto volante/espiral y el sistema que permite ajustar su marcha. La solución adoptada en el CFB A1000 mantiene el diseño tradicional de áncora suiza, con un ajuste de la variación de marcha mediante raqueta y de porta pitón móvil. La originalidad conceptual se centra en la raqueta y en el porta pitón móvil. Sobre el puente del volante se sitúan dos brazos que se mueven independientemente el uno del otro. Uno de los brazos controla la posición de la raqueta, es decir permiten ajustar la longitud útil del espiral y con ellos provocar un adelanto si se acorta ésta o un retraso del reloj si se alarga. El otro actúa sobre la posición del pitón, es decir el extremo final exterior del espiral, que regula el punto muerto del áncora. El punto muerto determina que en posición de reposo el áncora se sitúe en la mitad de su recorrido y no esté en contacto con ninguno de los dientes de la rueda de escape. Este aspecto es especialmente importante para mantener un buen isocronismo del volante, es decir que la duración del giro hacia un lado y hacia el otro del volante tenga la misma duración. Un único tornillo fija ambos brazos al puente del volante con lo que una vez ajustado el reloj las posiciones tanto de la raqueta como del pitón permanecen fijas e inamovibles, con la ventaja que ello supone a la estabilidad de la marcha y la fiabilidad de la misma a lo largo del tiempo.
 

 

Las características del CFB A1000
 
Movimiento de carga automática mediante rotor periférico bidireccional (carga en ambos sentidos). Es un calibre de grandes dimensiones con sus 13 líneas de diámetro lo que equivale a 30 milímetros. Tiene una altura de 4,3 milímetros a caballo entre los 4,6 de un clásico ETA’sa 2824-2 y de los 3,6 del estilizado ETA’sa 2892A2. Incorpora 33 rubíes, algunos más que los clásicos 25/21 rubíes de los calibres mencionados, lo que da una idea de que incorpora más ejes y también de que lleva sistemas antichoque en varios ejes. La frecuencia de oscilación del volante es de 3 Hz, es decir 21.600 alternancias por hora. Ni rápido ni lento. Esto redunda tanto en la estabilidad de la marcha como en un bajo desgaste del sistema. También permite un volante de mayor tamaño lo que siempre se agradece a la vista y más en este caso en que el rotor no entorpece nada la visual del movimiento. Dispone de un único barrilete que le proporciona una reserva de marcha de hasta 55 horas. Una reserva de marchas superior a las 46/48 horas habituales en los guardatiempos actuales. Las indicaciones básicas de este calibre presenta horas y minutos centrales y pequeño segundero horario desplazado a las seis horas.
 

 

Una estética vanguardista
 
Los acabados del CFB A1000 tienen un toque vanguardista. Destacan los dibujos con trazos rectos que se forman sobre los puentes a un nivel inferior y que presentan un acabado mate, mientras que la parte superior tiene un acabado satinado con líneas rectas. También destacan varias formas hexagonales, ya sea la que corresponde a la cabeza del tornillo del rochete, como la placa de sujeción de la rueda de la corona, o la de los brazos del puente. La disposición de los puentes es inédita lo que también ofrece un particular efecto visual ya que no se puede comparar a nada de lo que hayamos visto. El nombre de la marca Carl. F. Bucherer destaca grabada en relieve en el rotor. Debajo del volante se puede apreciar la denominación del calibre A1000 así como la indicación de la procedencia del calibre “swiss”. Sobre el puente del rodaje se puede leer el número de rubíes que incorpora el calibre.
 

 

 

 

 

Los otros CFB
 
Sobre el calibre base A1000, Carl F. Bucherer ha desarrollado cuatro calibres. El A1001 que incorpora una gran fecha e indicación del día de la semana. El A1002 que además de la gran fecha y del día de la semana incorpora la indicación de reserva de marcha. El A1003 que sólo aporta la información del día del mes mediante una gran fecha. El A1003 que incorpora gran fecha, indicación del día de la semana así como muestra la semana del año mediante un disco situado a las seis horas.






Añadir nuevo comentario al artículo
   Nick :
   E-mail :
No será visto por los demás usuarios
   Título* :
   Comentario* :
  Notificarme por e-mail los nuevos comentarios del artículo.
   Imagen de seguridad* : Introduzca el texto de la imagen :


INICIO        MARCAS        RELOJES        NOTICIAS ACTUALIDAD        FOROS        CLASIFICADOS
InfoReloj © evalls
Publicidad en el portal
Comercio electrónico - Ylos.com