Inicio  |   Área de usuarios  |   Publicidad |  Contactar
PORTADA        MARCAS        RELOJES        NOTICIAS ACTUALIDAD        CLASIFICADOS

Restauración de un reloj antiguo de la Selva Negra "Lackschilduhr"

Se describe el proceso de restauración de un reloj alemán de la Selva Negra del tipo llamado "Lackschilduhr"

Restauración de un reloj antiguo de la Selva Negra
Elaborado por Miguel Gutíérrez Gutiérrez (Restauración y Reparación de relojes antiguos tlf. 690611064)
Fecha Diciembre 2007
Dentro de la producción relojera alemana de la Selva Negra del siglo XIX, el reloj "Lackschilduhr" tuvo una gran difusión.

Se describe e ilustra el proceso de restauración de uno de estos relojes, que en este caso es de mediados del siglo XIX. Probablemente de cerca de 1860.

Normalmente se comienza por identificar el reloj: marca, año y lugar de fabricación. Es útil para tal fin observar cualquier marca ó incripción existente en el reloj, analizar las características del mismo, y consultar la bibliografía existente.

La fecha de fabricación normalmente será aproximada, dado lo complicado que resulta ofrecer una dato exacto en una identificación de este tipo. A este respecto, es fácil diferenciar un reloj construido en 1800, respecto de otro de 1850, por ejemplo; pero es difícil precisar si un reloj fue hecho en 1850 ,ó 1860. Podremos saber, en muchos casos que un determinado reloj corresponde a un fabricante, y atribuirle una época, pero con un márgen de error de varios años.

Por otro lado, una datación hecha correctamente, aún con el márgen de  error indicado suele ser suficiente. 


Proceso de restauración

  

 

 

Antes de la restauración; vista de la campana, una vez retirada del mecanismo.

Vista superior del mecanismo sin la campana.El grado de suciedad es elevado.

Imagen de la parte posterior del dial.

Tras quitar el dial, observamos con detenimiento el mecanismo. Antes de desmontarlo nos fijamos en todos los detalles. Cualquier marca puede darnos información sobre el reloj.

Comenzamos a desmontar el movimiento. Lo primero es retirar la tapa posterior del reloj, que va fijada con 4 alambres que la atraviesan y sujetan al resto del mecanismo. Además, 2 piezas cilíndricas de madera permiten colocar la tapa en la posición correcta.

Desmontando el reloj, aquí lo vemos una vez retirados los cañones horarios. La tapa posterior presenta una capa de pintura no original que retiraremos.

Imagen del reloj antes de la restauración.

Al desmontar el menanismo, retiraremos la pletina posterior del movimiento, e iremos sacando con cuidado todas las ruedas dentadas que componen el tren. La pletina posterior lleva un pequeño alambre que la sujeta al resto de la estructura del mecanismo. Existe un canal en dicha estructura, que permitirá desplazar hacia atrás dicha pieza, ejerciendo una cierta presión en la parte superior de la misma. Debe actuarse con cuidado al tener estas piezas un grado de apriete muy alto.

Sacando el pasador del piñón que acciona la rueda contadera, retiraremos este, y después dicha rueda de cuenta. Aqui ya se han sacado.

Quitamos la pieza trasera que sujeta el tren de la sonería, al igual que hicimos con la del movimiento.

Tras esa operación extraemos el tren de la sonería

Aquí vemos el macanismo ya sin el tren de la sonería.

Deberemos retirar las palancas de detención y arranque de la sonería, así como la palanca que acciona el martillo. Sacar estas piezas requerirá extraer con mucho cuidado las 2 láminas de latón laterales.

Una vez retiradas las láminas laterales, encontaremos unos alambres que mantienen en su lugar los ejes de estas palancas. Habrá que sacar los alambres para poder extraer estas piezas. Los sistemas que empleaban los antiguos relojeros de la Selva Negra son simples pero a la vez eficaces.

Una vez sacadas las palancas de la sonería

Una vez desmontado el mecanismo, procederemos a limpiar las piezas. Aquí vemos las piezas de acero y latón en una etapa del proceso de limpieza, dentro de un  recipiente con gasóleo.

Una vista completa del reloj antes de la restauración.

Tras limpiar cuidadosamente el mecanismo, se procede a comprobar su funcionamiento. Se monta primero tan solo el movimiento, y se verifica. Montar todos los sistemas antes de comprobarlos por separado, nos atrasaría el trabajo al hacer probablemente necesario desmontar alguna parte del mecanismo si existieran problemas. En este caso el movimiento necesita un poco más de peso del aportado por la pesa. Se utiliza plomo fundido para rellenar la pesa, y se coloca de nuevo el disco de latón inferior que la recubre. El resultado estético debe cuidarse, para que el trabajo quede bien.

Aquí se aprecia un primer plano del mecanismo, en la fase de comprobación tan solo con su movimiento. El diseño que le dieron a la pieza que sujeta al eje del áncora es muy original; representa un ancla.

Otra vista del mecanismo tan solo con el movimiento, posado en la mesa de trabajo.

La larga barra que va desde arriba hasta el eje de los cañones horario y minutero, es la que da entrada ó bloquea el mecanismo del despertador.

Estas son el resto de las piezas del reloj. Unas buenas lentes son imprescindibles para asegurarse de que no quedan restos de suciedad en las piezas. La limpieza manual lleva tiempo pero permite un control minucioso de cada pieza. Es un sistema artesanal, pero muy efectivo.

Otra imagen de las piezas limpias y a la espera de ser montadas en el mecanismo.

Procedemos ahora a montar la sonería.

Aquí ya hemos colocado el tren de la sonería y la pletina trasera.

Vista posterior del mecanismo. Aún no está colocada la rueda contadera y su piñón. Antes de conseguir que el reloj de el número de campanadas correcto, debemos comprobar que realmente entra la sonería cuando corresponde y se detiene cuando debe.

Colocamos las palancas de arranque y parada de la sonería, y comprobamos que entra cuando debe hacerlo.

Se comprueba el mecanismo de la sonería con su pesa. Muchas veces existe incertidumbre sobre si el peso de las pesas que tiene el reloj es el adecuado. La comprobación de dichos pesos es fundamental. El peso, tanto para la sonería como para el movimiento debe ser el mínimo necesario. Un peso excesivo produciría un excesivo desgaste en el mesanismo, entre otros posibles problemas.

Girando el cañón minutero la entrada de la sonería es correcta con esa pesa. Estamos en el buen camino.

Colcamos la palanca que acciona la campana. Así verificamos que el peso es suficiente no solo para accionar la sonería, sinó también que puede vencer la resistencia que ofrece el resorte del martillo.

Una vez comprobada la sonería, colocamos las láminas laterales.

Recordamos como estaba el reloj antes de limpiarlo.

Siguiendo con la restauración, toca ahora el turno al mecanismo del despertador. Vemos algunas de las partes que lo integran: campana, cuerda, disco para fijar la hora a la que queremos que suene.

Se pasa la cuerda a través de los agujeros del mecanismo, y de la polea que acciona el martillo del despertador.

Fijando la campana de forma provisional, se comprueba que la oscilación del martillo en su movimiento, puede hacerse sin que aquella lo bloquee. El martillo, va unido al alambre que es accionado por las clavijas del despertador, y debe golpear la campana, pero sin bloquear su movimiento de vaivén.

El reloj con todos sus mecanismos: sonería, movimiento y despertador. La pesa del despertador se hará posteriormente con el peso específicamente necesario para el correcto funcionamiento del mismo.

La suciedad del mecanismo era grande antes de restaurarlo.

Imagen del dial antes de colocarlo en el reloj.

Una de las puertas laterales no existía. Aquí vemos la nueva y la existente tras retirar la pintura no original que tenía.

La tapa posterior tenía una zona deteriorada. Se hace una pieza de madera de haya, que es la madera de la tapa y del resto del mecanismo.

Detalle de la pieza añadida a la tapa posterior del reloj.

Colocación de la portezuela lateral. Se ha recubierto con papel, y se han colocado unos alambres en la posición de las bisagras, que una vez doblados en forma de "L" permitirán abrirla fácilmente. Este es el sistema original que llevaban los relojes de la Selva Negra de esta época. Austeridad en los materiales empleados, e ingenio eran dos constantes en la construcción de estos relojes por aquellos artesanos alemanes.

Reloj una vez terminada la restauración y en perfecto orden de marcha

Otra vista del reloj

Primer plano de la obra ya terminada.

Limpiar los mecanismos suele consistir en retirar: 1) el polvo, 2) el óxido, 3) el aceite sucio y deteriorado. En este mecanismo lo que predominaba era el polvo; aquí vemos su estado primitivo, antes de restaurarlo.






Comentarios de los clientes (5) - Añadir nuevo comentario al artículo
 reparacion de un cucu
 Tengo un cucu que se paro y tengo que desarmarlo, limpiarlo y aceitarlo.
Favor con que se puede limpiar el reloy y caules son los aceites sugeridos para la lubricacion.
Gracias
Ricardo Duttweiler
Anónimo | 10/08/2015 19:22:18   
 el reloj se para
 Tengo un reloj ratera igual que el de las imagenes arriba expuestas y despues de limpiarlo funciona correctamente con la salvedad de que para que no se pare, no puedo ponerlo horizontal si no que tengo que ladearlo un poco a la derecha y asi, es la unica manera de que no se me pare.Alguien podria decirme por que .Gracias
MARTIN | 03/07/2014 17:42:17   
 La rueda de la cadena del movimiento patina.
 Muchas gracias Sebastian, por su rápida respuesta.

Comprobaré lo que me dice de la longitud de los ganchos y el paso y eslabones de la cadena.

Desmontaré con todo el cuidado que pueda las ruedas y comprobaré los centros.
Ya comentaré como va todo.
Saludos cordiales.
Sirious | 05/10/2010 00:27:07   
 Respuesta a Sirious
 Estimado Sirious,

Le respondo a lo que pregunta.

Las razones por las que una cadena "patina" pueden ser varias. El efecto que suele causar este fallo es la bajada "a tirones" de la pesa.

Un peso excesivo puede causar este problema.

Una cadena inadecuada para la rueda en la que engrana, también puede ocasionar este problema. La inadecuación de la cadena puede ser de varios tipos: a) paso incorrecto b) eslabón incorrecto.

Otro problema que puede presentarse es el de la pequeña longitud de los ganchos en los que deben entrar los eslabones. Si esos ganchos son demasiado cortos pueden presentarse problemas.

Por todo ello, es importante que observe como está trabajando la cadena para detectar la causa de ese fallo.

Respecto al otro problema que comenta; si hay holguras en los centros, hay que corregirlos. Este tipo de mecanismo llevan centros de latón; a veces están desgastados. Una solución consiste en darles la vuelta; otra colocar centros nuevos.

No tiene que sustituir los ejes de madera del mecanismo de su reloj. Esa disposición de trenes (movimiento delante y sonería detrás), junto a ejes de madera, y ruedas dentadas de latón, corresponde a principios del siglo XIX.

Lo ideal es mantener su reloj en el estado más original que pueda; limitando su reparación a tratar la madera contra insectos, corregir desgastes y holguras, y cualquier otro problema que observe como el de patinaje de las cadenas.

Y eso es lo que puedo decirle.

Saludos cordiales.






SEBASTIAN | 04/10/2010 23:42:40   
 La rueda de la cadena del movimiento patina.
 Hola.
Tengo un reloj muy parecido a éste, salvo que el sistema de movimiento está delante del sistema de sonería. También tiene despertador.

Tiene dos pesas distintas una de 1242gr, para el movimiento y otra de 775gr. para la sonería. Me parece un peso excesivo el del movimiento pero, no es la razón para que la rueda de la cadena patine, ya que he cambiado la pesa poniendo la de menor peso y a la sonería otra de peso menor aún.

Creo que puede deberse a que el agujero de alguna de las ruedas puede tener cierta holgura (aún no lo he desmontado) ya que las ruedas se mueven, yo diría que todas, la de escape,la de cadena, la de minutos, etc.

Mi pregunta es que si al desmontarlo veo que existen holguras, ¿como debo proceder?
- Al ser las platinas, al igual que los ejes de madera, debo introducir un trozo de madera de haya o mejor de otra clase y volver a perforar los agujeros o mejor hacer unos buchones de latón.
O, ¿debo sustituir los ejes de madera de las ruedas de latón?
Pretendo intervenir y modificar lo menos posible el reloj en su estado actual, ya que se trata creo, de un reloj de aproximadamente 1820 ó 1840 y no quisiera hacer nada inconveniente.

Muchas gracias por su respuesta.
Saludos cordiales.
Sirious | 04/10/2010 23:28:07   


Añadir nuevo comentario al artículo
   Nick :
   E-mail :
No será visto por los demás usuarios
   Título* :
   Comentario* :
  Notificarme por e-mail los nuevos comentarios del artículo.
   Imagen de seguridad* : Introduzca el texto de la imagen :


Artículos relacionados
www.cucoclock.com
Relojes de la Selva Negra y especialmente de cuco
 
Solicitud de información

Por favor, introduzca sus datos personales y la consulta que desea realizar. Esta información será recibida a través de e-mail, para que pueda ser atendida adecuadamente.

 
INICIO        MARCAS        RELOJES        NOTICIAS ACTUALIDAD        FOROS        CLASIFICADOS
InfoReloj © evalls
Publicidad en el portal
Comercio electrónico - Ylos.com