Inicio  |   Área de usuarios  |   Publicidad |  Contactar
PORTADA        MARCAS        RELOJES        NOTICIAS ACTUALIDAD        CLASIFICADOS

L.U.Chopard Twin Lunar

El influjo de la luna en la alta mecáncia relojera

L.U.Chopard Twin Lunar
Marca L. U. Chopard
Modelo Twin Lunar
Calibre 96.21-L
Una firma familiar
 
Chopard es de las pocas firmas familiares independientes que todavía perduran en la alta relojería. Sus orígenes hay que buscarlos en la población suiza de Sonveiller, entre Saint-Imier y La Chaux-de-Fond. Hacia 1860 el joven Louis-Ulysse Chopard se establece como relojero y firma sus creaciones con las iniciales de su nombre: L.U.C. La gran competencia del sector obligan a Louis-Ulysse a buscar señas de identidad para la firma al mismo tiempo que sirvan como singos diferenciadores. La calidad y la precisión son sus mejores aliados, así como el exclusivo detalle de engtregar los relojes dentro de una caja de cuero marrón.
 
La firma pasa de padres a hijos hasta que en 1963 Paul André Chopard de ochenta años de edad y nieto del fundador tiene que buscar una salida al legado de la família. En el horizonte se vislumbran los nubarrones que la revolución del cuarzo traerían sobre la industria relojera suiza y ningún descendientes desea tomar las riendas de la empresa ya centenaria. No obstante la firma continua adelante de la mano de Karl Scheufele, originario de la ciudad alemana de Pforzheim, quien había alcanzado cierta notoriedad en la fabricación de joyas y relojes bajo la marca Eszeha.
 
Bajo el impulso de la familia Scheufele (hoy día son los hijos de Karl Scheufele quienes dirigen la marca), la firma experimenta un desarrollo espectacular hasta conseguir en 1997 su primer reloj con calibre propio. Se trata del calibre 1.96 con un innovador sistema de dos barriletes que le proporcionan una reserva de marcha de 65 horas y un dispositivo de remonte automático con microrotor. De esta forma Chopard entra de lleno en la categoría de manufactura.
 
La calidad y la precisión siguen como elementos diferenciadores, a los que se unen la creatividad, el uso de la tecnología más avanzada y la excelencia de sus artesanos, todo ello han convertido a Chopard en uno de los principales nombres de la alta relojería.
 

 

L.U.C Lunar Twin
 
El nuevo modelo de Chopard propone una interesante alianza entre conceptos antagónicos en su descripción, romanticismo y ciencia, que tienen a la luna como común denominador. El influjo que nos provocan las diferentes fases de la luna aportan la visión romántica, mientras que la precisión en la que se muestra la sucesión de los plenilunios y los novilunios confieren la perspectiva científica.
 
El L.U.C Lunar Twin ofrece una indicación de las fases de la luna de forma destacada en la esfera del reloj, al mismo tiempo que su precisión es tal que sólo tiene un desfase de un día, en el calendario lunar, cada 122 años.
 

 

Una caja de líneas clásicas
 
Con un diámetro de caja de 40 milímetros entra de lleno en los cánones de la elegancia actuales. Realizada en oro blanco de 18 quilates presenta una concepción constructiva tradicional de tres cuerpos: bisel, carrura y fondo. El bisel, de formas redondas, presetna un acabado pulido y un tamaño en proporcional al conjunto. La carrua presenta superficies con diferentes acabados que van desde el pulido del frontal, visible especialmente en las asas, hasta el tratamiento mate de los laterales. Las asas son cortas y ergonómicas. El fondo se transmuta de lo clásico a lo contemporáneo al ser transparente y dejar al descubierto el calibre L.U.C. 96.21-L. El grosor de la caja es de casi un centímetro y presenta una impermeabilidad de 30 metros.
 
El calibre manufactura L.U.C. 96.21-L
 
El calibre que incorpora el L.U.C Lunar Twin pertenece a la familia de los movimientos manufacturados dotado de la tecnología Twin, patentada por Chopard. Consiste en incorporar dos barriletes superpuestos coaxiales. De esta forma se logra no sólo una excelente reserva de marcha de 65 horas, casi tres días cuando lo habitual es de dos días, sino también mejorar la regularidad de la marcha. Esto se consigue gracias a la transmisión uniforme de la fuerza del muelle al tren de rodaje con independencia de si nos encontramos al inicio o al final de la cuerda del reloj. Esta característica es fundamental para conseguir excelentes prestaciones de precisión y lograr así el certificado otorgado por el Control Oficial Suizo de Cronometría (COSC) con el que se entrega el reloj.
 
El movimiento tiene un diámetro de 33 milímetros y un grosor de 5,1. Está equipado con 33 rubíes y su conjunto volante/espiral late a 28.800 alternancias por hora, es decir a una frecuencia de 4 Hz. La regulación de la marcha del reloj se realiza mediante un tornillo micrométrico situado en el portapitón del puente del volante, que actúa sobre la raqueta. El dispositivo utilizado para proteger los pivotes del eje del volante es de tipo KIF. La decoración de los puentes es mediante “Côtes de Genève”, mientras que el anverso del calibre –la parte de la esfera– presenta una decoración perlada.
 

 

 

El L.U.C. 96.21-L es un calibre de remonte automático dotado de un microrotor descentado realizado en oro de 22 quilates que carga de forma simultánea los dos barriletes.
 
Ofrece indicaciones de horas y minutos centrales, segundero desplazado a las seis horas, ventana de fecha a las cuatro horas y fases lunares mediante una subesfera situada a la una.
 
El intervalo entre dos fases lunares idénticas, también llamado mes lunar o sinódico, tiene una duración de 29 días, 12 horas, 44 minutos, 2 segundos y 8 décimas. Trasladar esa precisión a partir de un cómputo del tiempo solar es una labor de considerable complejidad y una proeza que los artesanos de la manufactura han sabido lograr de forma exitosa. El secreto está en la rueda de 135 dientes que arrastra el disco que mueve las fases lunares. La precisión es tal, que la desviación entre la información ofrecida por el L.U.C Lunar Twin y el exacto mes sinódico es de tan solo un día cada 122 años.
 
Una esfera clásicamente contemporánea
 
La esfera incorpora, a primera vista, unos cánones de estética enmarcados en el clasicismo. Sin embargo cada uno de ellos ha sido rediseñado otorgando un aire totalmente contemporáneo. La disposición, fruto claro está de la tipología del calibre, de las funciones horarias corresponde a un reloj tradicional de cuerda manual. La actualización pasa por mantener esta disposición en un reloj de remonte automático, en los que es más habitual que el segundero sea también central. Esta disposición clásica de horas y minutos centrales con segundero a las seis se rompe con la ubicación de la subesfera de las fases lunares situada a la una. Su tamaño no sólo es generoso sino que además la ubicación descentrada le confieren ese toque de modernidad al que hacíamos referencia. La grafía tampoco está en el lugar habitual sino que se sitúa a las tres horas de forma sucinta y discreta: el nombre de la marca y debajo la propiedad de cronómetro.
 

 

 
Los índices horarios corresponden a números romanos de gruesos trazos y corta longitud aplicados sobre la esfera. Ésta tiene un refinado acabado tipo “argenté satiné soleil” que le confiere una perfecta legibilidad sin menoscabo de una sobria elegancia. Los tonos plateados y grisáceos del conjunto constrastan con el azul oscuro del disco de las fases de la luna. Verdadero toque de color y gran impacto visual. Alrededor del disco permite la traducción de la fase de la luna visible en el hemisferio sur.
 
Las agujas de las horas y los minutos arranque en una clásica forma “dauphine” facetada para convertirse al poco en una fino estiléte, que sin perder la fisonomía de su origen, suaviza la arista central. Otro guiño transformador de lo clásico a lo contemporáneo.
 
Un reloj para románticos precisos
 
Pocos símbolos hay más románticos que la luna y la atracción que ejerce sobre nosotros a medida que cambia su cara en el firmamento. Por lo que un reloj con esta fiuncionalidad bien puede ser el compañero ideal de un temperamento apasionado. Sin embargo la precisión con que se muestra y contabiliza cada una de las diferentes fases de nuestro satélite, también puede compartir la muñeca de un empedernido por la precisión y la alta mecánica relojera. En definitiva... un reloj para románticos precisos.
 

 







Añadir nuevo comentario al artículo
   Nick :
   E-mail :
No será visto por los demás usuarios
   Título* :
   Comentario* :
  Notificarme por e-mail los nuevos comentarios del artículo.
   Imagen de seguridad* : Introduzca el texto de la imagen :


Artículos relacionados
Suscríbete a mdt - 100% relojes
Condiciones exclusivas de suscripción a mdt para los visitantes de InfoReloj
mdt #39 - Contenidos - 100% relojes
CHOPARD - L.U.C. Lunar Twin
Marcas Relojeras
INICIO        MARCAS        RELOJES        NOTICIAS ACTUALIDAD        FOROS        CLASIFICADOS
InfoReloj © evalls
Publicidad en el portal
Comercio electrónico - Ylos.com